miércoles, 11 de julio de 2012

La gota que colma el vaso

Hoy es un día de luto para todos los funcionarios públicos. Pero debería serlo para el país en general.

En el día de hoy, el gobierno central ha concretado una serie de medidas que ataquan directamente a las migajas que quedaban del Estado del Bienestar. Más allá de cualquier ideología política existe la POLÍTICA en mayúsculas. Esa que debería gestionar una serie de bienes y recursos para toda la población.

Pues bien, nuestros gestores, olvidándose de la polis (ciudadanía) en tiempos de bonanza miran ahora a los funcionarios públicos como los grandes culpables de una crisis para la que parecen no tener ideas.

Son muchos los funcionarios de la administración de justicia que trabajan con la presión de la ciudadanía que ve los problemas porque el juez no falla, son muchos los que sufren las presiones de jueces y secretarios judiciales porque el trabajo no para de aumentar,... Mientras, el funcionario, recibiendo reprimendas de uno y otro lado, sólo ve como merman sus derechos y aumentan sus obligaciones.

Se nos promete que nos compensarán todo este esfuerzo cuando la situación mejore pero ¿alguien se lo cree llegados a éste punto? ¿De verdad piensan que nos van a compensar, tanto esfuerzo y tanto desgaste de méritos sociales y económicos?

La gran mayoría de los empleados públicos han obtenido sus trabajos a través de un gran sacrificio de tiempo y esfuerzo de superación, cosa de la que el poder político no puede presumir.

Además, son muchos ciudadanos los que se han hecho la imagen del funcionario como la de una persona que trabaja poco y cobra mucho. Los medios de comunicación han jugado un papel clave en todo ésto, bien sea porque interesada o desinteresadamente han seguido el papel que se les imponía desde las altas esferas manipulando todo aquello a lo que se refería a ellos.

Nos estamos acercando a una situación en la que los servicios públicos sólo van a ser un vago recuerdo de una época que se disfrutó gracias al esfuerzo de TODOS, y no al esfuerzo de unos pocos.

Lo que sí debemos tener presente es que mientras todas las miradas apuntan hacia el sector público, mientras se siguen vendiendo recortes que machacan al funcionario que en muchos casos ya no llega a ser mil eurista, mientras sucede todo ésto, quienes nos gobiernan y han gobernado siguen colocando a amigos en cargos de confianza, subiendo sueldos que en poco tiempo consolidan y disfrutan de por vida.

Debemos concienciarnos de lo que estamos perdiendo y para ello, nada mejor que observar todo aquello que ya no disfrutamos. Vayamos ahora al médico, a urgencias, a presentar una reclamación por impago, intentemos formarnos en igualdad de derechos, busquemos soluciones para todo el trabajo social necesario, ya no sólo para la primera edad sino también ya para la tercera y la cuarta etapa de nuestra vida,...

Estamos dejando que invada en todas nuestras necesidades un gran VACÍO como respuesta.

Por todo ésto, desde CSIF, queremos mostrar nuestro rechazo a éstas nuevas medidas económicas que no pasan por ser la solución a una gran CRISIS que NOSOTROS NO HEMOS PROVOCADO.